Cómo hacer un presupuesto personal y tener un 2020 financieramente exitoso.

Un presupuesto personal no es más que una guía que indica cuántos ingresos tienes y en qué gastas la mayor parte de tu dinero. El objetivo es ayudarte a poner en orden tus gastos y como consecuencia plantearte metas financieras sanas.

Blog Minu
3 Enero 2019

Hacer un presupuesto personal es similar a la elaboración del presupuesto de una empresa. Si has realizado una planeación financiera en tu trabajo, utiliza estas bases para hacer tus planes financieros personales e incluso familiares. Además, tener claridad del manejo del dinero es la mejor manera de lograr un balance de los ingresos versus gastos y así evitar caer en deudas con grandes cuentas por pagar.

A continuación, minu, empresa mexicana enfocada en la salud financiera, te comparte algunos consejos que te enseñarán cómo elaborar un presupuesto personal para que sepas administrar tu dinero.

  1. Identifica cuáles son tus ingresos y gastos:

    Lo primero que se debe hacer es identificar cuáles son los ingresos que recibimos mes a mes y cuáles son los gastos. Debes identificar cuáles son tus fuentes de ingreso (no debes excluir ninguna, por mínimas que parezcan) y la temporalidad de cada una. Además del sueldo, anota bonos, reconocimientos o incentivos, aguinaldo, fondo de ahorro, caja de ahorro, entre otros.
    En cuanto a tus gastos, es importante que tengas un control de aquellos fijos (como puede ser el agua, la luz, el teléfono, las colegiaturas, hipoteca, ayuda doméstica, incluyendo pagos fijos de tarjetas de créditos y planes a meses sin intereses), al igual que los variables. Anota también los pagos anuales que debes realizar como inscripciones, seguros de gastos médicos, automóvil, casa, tenencias, verificaciones, así como la fecha en que debes realizarlos.

    Incluye un apartado de vacaciones si planeas realizar un viaje y asigna un presupuesto para que lo consideres y no te saque de balance.

    Considera también si deseas tomar un curso de actualización o tienes planes para que tus hijos tomen algún curso.

  2. Haz una evaluación de tus gastos:

    Una vez que hayas identificado todos tus gastos realiza un análisis de cada uno de los rubros. Esto con el objetivo de aprender a gastar de forma inteligente, establecer prioridades y eliminar aquellos que no sean esenciales.

    Los gastos no indispensables, también llamados gastos hormigas, son aquellos egresos pequeños en los que incurrimos de manera improvisada y que aparentemente no son importantes, pero al sumarlos al mes o al año pueden representar una cantidad importante y desbalancear tus finanzas. Algunos ejemplos son el café, cigarros, aguas embotelladas, golosinas, entre otros, así que si tu presupuesto no está balanceado, debes empezar por eliminar los menos necesarios.

  3. Establecer el ahorro como el primer gasto fijo:

    Asigna una cantidad que te sea fácil de guardar para el ahorro mes a mes. Respeta ese apartado como si fuera un pago importante. El monto no es esencial sino el hábito y cumplimiento del mismo, pero según los expertos un buen inicio podría ser asignar el 10% de tus ingresos. Considera invertir tus ahorros en algún instrumento que por lo menos te dé rendimientos más altos que la inflación, de lo contrario tu dinero perderá valor en el tiempo y no podrás comprar con éste lo mismo que compraste años pasados.

  4. Créate un documento interactivo para controlarlo:

    Lleva un control por medio de una app o un documento en excel u otro programa, que sea sencillo y fácil de utilizar para anotar lo que estás gastando y recibiendo cada mes. Para ello es de gran utilidad conservar los tickets y vouchers, además de anotar los gastos en efectivo. Es importante considerar absolutamente todos los egresos como: supermercado, colegiaturas, el transporte o mantenimiento del auto, gas, luz, agua, los teléfonos fijos y celulares, televisión de paga, internet, seguros, hipoteca, tarjetas de crédito, préstamos, pago de impuestos, gastos personales (ropa, recreación, paseos, cine, etc.), gastos hormiga y, por supuesto, el ahorro. Entre más detalle incluyas, mejor claridad tendrás de tu presupuesto.

  5. Verifica con frecuencia:

    Por último, es importante verificar cómo va tu presupuesto mes a mes. Éste es un documento vivo que debes alimentar y revisar con periodicidad para que sea efectivo, refleje tus finanzas y en todo caso, hagas los ajustes necesarios para mantener un adecuado equilibrio entre tus ingresos y gastos y así, mantener tus finanzas sanas durante todo el año.

    El éxito de realizar un presupuesto personal está en la dedicación y actualización que lleves día a día o mes a mes, de esta manera podrás tomar decisiones importantes que mejoren tu salud financiera.

¡Únete al #movimientominu!

© Minu Servicios, S.A.P.I de C.V. Minu es una marca registrada.
Todos los Derechos Reservados, 2019